Objetivos “SMART” para el 2015

Si eres emprendedor, como yo, esta época del año probablemente te gusta bastante. Entre otras cosas, porque es el momento de ponerte a planificar el año de viene, y tienes (por una vez) tiempo de pensar en lo que realmente quieres conseguir.

Aquí explicaré algo que a mi me ha ayudado mucho–como formar objetivos SMART (propósitos inteligentes) para tener más claro qué quieres y cómo vas a conseguirlo.

Pero primero, una cita relevante del señor Brian Tracy. Si me acuerdo bien, viene del muy recomendable libro Maximum Achievement—traducido al español como Máxima Eficacia—y llegó a decir algo así como “Si no tienes propósitos propios, ¡estás condenado a pasar la vida trabajando para conseguir los propósitos de los demás!”

Que no nos olvidemos de eso–de lo importante que es fijarse objetivos y trabajar para cumplirlos. Y con eso, los objetivos SMART. Cuando tengo cosas en mi lista de quehaceres que no cumplo durante un tiempo, normalmente es porque no me aclaro en uno de estos puntos.

La palabra SMART, por supuesto, significa “inteligente” y viene de las siglas en inglés:

S de Specific (específico)

M de Measurable (medible)

A de Achievable (alcanzable)

R de Relevant (relevante)

T de Time-Bound (lo que básicamente llega a significar que tiene una fecha límite)

Veamos cada uno y como aplicarlo a tus propósitos para el 2015 ¡y más allá!

Specific—Si el propósito es específico, podrás hacer algo específico para cumplirlo. Si el objetivo es ambiguo, no sabrás que hacer, y el tiempo pasará sin que hagas nada. Un propósito muy ambiguo que tiene mucha gente es “ser una persona exitosa”—lo cual no significa nada. Si quieres tener éxito en tu campo, está bien, pero primero tienes que hacer una definición tuya y propia de lo que significa el éxito. ¿Qué quieres conseguir específicamente?

Measurable—Si el propósito es medible, tendrás una clara indicación de cuando has terminado de conseguirlo y puedes pasar al siguiente. Un propósito medible sería ganar un 30% más con tu negocio este año. También es específico. En mi otra vida, me encuentro con muchas personas que tienen el propósito de “aprender inglés.” Por supuesto que es una buena idea, pero–¿es medible? ¿Cómo sabrás cuando hayas terminado? ¿Cómo medirás tu progreso?

Achievable—Un propósito alcanzable te inspira a trabajar. Un propósito que parece demasiado lejano no te da mucha idea de lo que puedes hacer hoy. Por supuesto, es bueno tener una misión más grande en la vida—ganar el Premio Nobel de Economía, por ejemplo, o vender tu negocio y jubilarte en el Caribe—pero eso probablemente no es algo que puedes hacer este año. Hay que diferenciar entre la visión que tienes para tu vida al largo plazo y los propósitos que puedes cumplir de aquí a 6 meses. Los propósitos de hoy te llevan en la dirección de tu visión, y tienes mucho tiempo para llegar.

Relevant—Un propósito relevante es algo que realmente mejorará la calidad de tu vida en el futuro. Tu propósito puede ser simplemente llegar a fin del mes y pagar los gastos para seguir adelante, pero es bueno tener algo más grande también. El ser humano necesita objetivos para ser feliz. Y el tamaño de tus propósitos es el tamaño de tu vida. Si no aspiras a nada, te quedarás donde estás.

Time-Bound—Tener una fecha límite es importante para hacerte trabajar ahora. La fecha puede ser hasta un año en el futuro: más allá de un año es difícil para la mente de concebir. Incluso mejor que un año serían 6 meses. Y yo (personalmente) no voy mucho más allá de los 3 meses. Los propósitos más específicos son para el trimestre que viene, porque después, con lo que siempre pasa en internet, todo puede cambiar.

Como dije antes, si tu objetivo final es algo muy grande, divídelo en pasos más pequeños que puedes trabajar hoy o esta semana. Si no, te quedarás paralizado al contemplar algo que no sabes cómo empezar. Si no lo consigues en el plazo que te has dado, ¡no te preocupes! Has adivinado mal. Si realmente lo quieres, date más tiempo y sigue trabajando. Si has decidido que no lo quieres, es hora de ir al principio y ponerte un nuevo objetivo.

Lo que yo hago para construir mis objetivos, entonces, es contestar (¡por escrito!) a estos 5 preguntas que tienen que ver con las cualidades SMART.

1. Qué quiero conseguir, específicamente?

2. ¿Cómo sabré cuando lo he conseguido?

3. ¿Es algo que tiene pasos específicos que puedo dar para progresar? ¿Qué son?

4. ¿Cómo va a mejorar mi calidad de vida o contribuir a mi felicidad?

5. ¿Para cuando lo tendré terminado?

Escríbelo todo y luego pon la hoja en un sitio donde lo verás todos los días y tu vida cambiará. Estoy seguro.

¡Buen 2015! Te deseo felicidad y el buen cumplimento de todos tus objetivos.

Déjame un comentario aquí, y no te olvides de suscribirte para recibir todas las actualizaciones por correo: Suscríbete aquí.

Daniel.

P.D. Una cosa que noto entre la gente con la que hablo es que muchas veces sus propósitos no son realmente suyos. Están poniéndose propósitos que harán feliz a otras personas (o lo que es peor, “la sociedad” en general), y por lo tanto no están muy motivados. Otra cosa que contemplar.

P.P.D. No te olvides de comentar: ¿cuáles son tus objetivos para el 2015? y de suscribirte. ¡Hasta pronto!

 

Anuncios

¿El correo electrónico esta muerto?

A veces se oye por ahí que el correo electrónico está muerto. Todo el mundo está usando Facebook ahora, dicen. O Instagram. O Pinterest. O lo que sea. Y nadie utiliza ya el correo electrónico.

Pues, ¿es cierto? ¿El correo electrónico está muerto?

Yo diría que no. Porque a lo mejor, se utilizan las redes sociales para quedar con los amigos. A para poner fotos de gatos o del bocadillo que te acabas de comer.

Pero para las cosas serias, se sigue usando el email.

Si estás buscando trabajo, ¿cómo mandas el CV?

¿Haces una foto en Instagram, con filtro en sepia, para mandar a recursos humanos? ¿Pinchas “me gusta” en el Facebook de la empresa y esperas a que te llamen?

Apuesto a que no. Me imagino que, como una persona inteligente, lo mandas por correo.

Así que, para el marketing también. Sigue funcionando. Si vas en serio con tu marketing, quieres estar en el correo de tus clientes.

Puedes estar en Twitter. Puedes estar en Facebook. Pero para vender algo, vas a seguir necesitando más de 140 caracteres, o mas de una foto de un gato.

Facebook funciona muy bien para captar los correos, como expliqué aquí. Pero no es un plataforma para vender mucho todavía–las CTR son pésimas, por una cosa, y por otra, la gente va al Facebook para divertirse, y no para comprar algo como pastillas de freno o un balón intragastrico.

El email no está muerto… No sé que pasará en el futuro, pero seguro que el correo tiene unos años de vida todavía. Además, acabo de hacer mi lanzamiento más exitoso por correo. Sé que funciona. Y tú, ¿que piensas?

Buen marketing,

Daniel.

Cómo conseguir más suscriptores por correo

Mucha gente sabe que debería tener una lista de correos, pero por un motivo u otro nunca empiezan. Es muy importante conseguir los correos tanto de tus clientes como de personas interesadas en tu negocio.

Entonces, ¿cómo conseguir suscriptores?

Primero, empezamos con cómo no vas a conseguir nada: lo típico que hace casi todo el mundo–un pequeño recuadro, en una parte de la página web que no ve nadie, que dice “suscríbete a nuestro newsletter.”

Pues, realmente, pocas personas están pensando en recibir tu newsletter como algo que les va a alegrar la vida.

Mucho mejor que eso es hacer una oferta. La mía es un pequeño ebook gratuito, a cambio del correo. A todo el mundo le gusta recibir algo gratis.

Así, además, sé que la gente que suscribe tiene interés en mis productos.

Eso es una de las reglas de 80/20 que habla Perry Marshall. En vez de intentar vender a todo el mundo (que es difícil, deprimente y poco rentable) creas un filtro, para que solo tengas que hablar con gente que quiere oírte. Así es fácil y mucho más rentable–además la gente que ya sabes que está interesada es más fácil y agradable a la hora de escuchar tu mensaje.

Ahora estoy experimentando con un nuevo servicio que se llama Instapage para hacer un squeeze page (o página de aterrizaje, si prefieres) y voy a hacer unas pruebas para ver si funciona.

Yo personalmente mando dos o tres correos por semana, pero es porque tengo un público que lo quiere.

Por supuesto, si tienes un negocio físico, puedes captar correos en persona. Si alguien ya es cliente tuyo, es mucho más fácil conseguir que siga comprando.

Después de captar los correos, recuerda que tienes que mandar algo a tu lista. Pero siendo un experto en tu campo, no debería ser muy difícil escribir un correo por semana. Para eso uso MailChimp, que me encanta, pero hay otros servicios también.

Buen día y ¡buen marketing!

Daniel.

¿Cuánto vale tu tiempo como emprendedor?

¿Cuánto vale tu tiempo?

Este truco es para emprendedores, y puede ser lo más importante que lees esta semana: Divide lo que has ganado al año pasado por 1760 (el número aproximado de horas laborables en un año). El número resultante es lo que has ganado por hora.

Ahora date cuenta que probablemente no estás trabajando a rendimiento máximo todas estas horas. Cómo emprendedor somos libres de trabajar más o menos horas, según necesidad. Si haces unas pocas horas a máxima productividad, y luego pasas el resto del día disfrutando de la vida, puedes hacerlo.

Así que multiplica el por hora por 3. Eso es lo que realmente vale tu tiempo cuando estás trabajando a pleno rendimiento.

Es un buen número, ¿no? La idea viene de Neil Strauss, autor de varios libros top ventas.

Pero, ¿qué hacer con este dato?

Para realmente usarlo, tienes que empezar a tratar tu tiempo como si valiera esta cantidad. Pasar una hora en transporte público es muy distinto si piensas en tu tiempo como dinero. También perder el tiempo en Twitter o Facebook.

El libro de Perry Marshall que acabo de terminar habla mucho de este punto. Los 80 /20 tienen muchos usos para emprendedores, y uno es en diferenciar los trabajos de 100 euros la hora de los de 10 euros la hora. Sabiendo y haciendo una lista de los trabajos de 100 euros la hora, puedes hacer lo más importante a primera hora de la mañana, y de ahí el resto del día será fácil.

Marshall explica su método, que es trabajar casi todo el tiempo en los trabajos más rentables, delegar los trabajos de 10 euros la hora, y eliminar todo lo que puedas de los “trabajos” de 0 euros la hora (Facebook, Twitter, pérdidas de tiempo como comprobar las estadísticas de tu página web).

Siendo más eficaz, ganarás más dinero, y según van creciendo tus capacidades, tu 100 euros la hora puede convertirse en más. Marshall habla de trabajos de hasta 10,000 euros la hora para ejecutivos y emprendedores de alto nivel.

Entonces, es el momento de ser honesto con nosotros mismos. El tiempo nos iguala a todos: ¿estás aprovechándolo, o perdiéndolo?

¿Estás haciendo los trabajos de 100 euros o más la hora, o estás ocupando tu tiempo con los trabajillos de poca importancia?

¡Hasta otro día!

Daniel.

P.D. Si quieres más Neil Strauss, hay una entrevista que ha hecho con Tim Ferriss en el episodio número 15 de The Tim Ferriss Show.

Cómo usar los 80 / 20 en tu negocio para conseguir más clientes y ganar más dinero

Una y otra vez en los libros que escriben emprendedores inteligentes, hablan de la regla de los 80 / 20. Lo menciona Tim Ferriss en su primer libro La semana laboral de 4 horas , y Michael Masterson en Ready, Fire, Aim!

Pero, como emprendedor, ¿sabes cuáles son las actividades más rentables?

La regla de los 80 / 20 se llama también el Principio de Pareto, y en el contexto de los negocios se puede aplicar de varias maneras. Para aquellas personas que no conocen el principio, dice (básicamente) que en cualquier actividad el 20% del esfuerzo te da el 80% del resultado.

Enfocándote en este 20% de actividades más rentables, puedes conseguir un resultado mayor de tus actividades. Y además, sabrás qué actividades no están produciendo ningún rendimiento, y podrás eliminarlas de tu horario semanal. Cómo dice  Joe Polish en I Love Marketing, ¡tu lista de cosas que no hacer es mucho más importante que tu lista de cosas que hacer!

¿Cuales son tus clientes más rentables? Sabiendo eso, ¿estás esforzándote para servir mejor a estos clientes?

Si tienes empleados, ¿cuales de ellos están contribuyendo más? Si tienes un equipo de ventas, lo más probable es que el 20% de los vendedores hacen el 80% de las ventas.

¿Te has sentado a calcular el dinero por hora que ganas con tus actividades más comunes? Esta es otra oportunidad de aplicar la regla de los 80 / 20, porque estoy seguro que hay actividades de 100 euros la hora (o más) y otras de 10 euros la hora.

¿Estás diseñando tu horario para dedicar más tiempo a las actividades de 100 euros la hora? ¿O estás pasando la mayoría de tu tiempo con trabajos de 10 euros la hora?–trabajos que podrías delegar para liberarte el tiempo y ganar más.

Perry Marshall aparece en el número 134 del podcast I Love Marketing, y es una buena introducción a la idea. Si tu nivel de inglés lo permite, el podcast es el mejor recurso para marketing que conozco.

El señor Marshall tiene un libro que se llama 80 / 20 Sales and Marketing que está en mi lista de libros para leer este verano.

¿Cómo estás usando 80 / 20 en tu negocio? ¡Cuéntamelo en los comentarios!