¿El correo electrónico esta muerto?

A veces se oye por ahí que el correo electrónico está muerto. Todo el mundo está usando Facebook ahora, dicen. O Instagram. O Pinterest. O lo que sea. Y nadie utiliza ya el correo electrónico.

Pues, ¿es cierto? ¿El correo electrónico está muerto?

Yo diría que no. Porque a lo mejor, se utilizan las redes sociales para quedar con los amigos. A para poner fotos de gatos o del bocadillo que te acabas de comer.

Pero para las cosas serias, se sigue usando el email.

Si estás buscando trabajo, ¿cómo mandas el CV?

¿Haces una foto en Instagram, con filtro en sepia, para mandar a recursos humanos? ¿Pinchas “me gusta” en el Facebook de la empresa y esperas a que te llamen?

Apuesto a que no. Me imagino que, como una persona inteligente, lo mandas por correo.

Así que, para el marketing también. Sigue funcionando. Si vas en serio con tu marketing, quieres estar en el correo de tus clientes.

Puedes estar en Twitter. Puedes estar en Facebook. Pero para vender algo, vas a seguir necesitando más de 140 caracteres, o mas de una foto de un gato.

Facebook funciona muy bien para captar los correos, como expliqué aquí. Pero no es un plataforma para vender mucho todavía–las CTR son pésimas, por una cosa, y por otra, la gente va al Facebook para divertirse, y no para comprar algo como pastillas de freno o un balón intragastrico.

El email no está muerto… No sé que pasará en el futuro, pero seguro que el correo tiene unos años de vida todavía. Además, acabo de hacer mi lanzamiento más exitoso por correo. Sé que funciona. Y tú, ¿que piensas?

Buen marketing,

Daniel.

Anuncios

6 pasos para empezar a usar Facebook en tu marketing

En los últimos años ha cambiado todo. La forma de comunicarnos de hoy en día poco se parece a cuando éramos más jóvenes–y una gran parte de eso se debe a las redes sociales.

Facebook es la principal red social para el marketing online hoy en día, y mucha gente no sabe cómo usarlo bien, ni los beneficios que puede aportar a un pequeño negocio. Hoy veremos cómo usar Facebook como herramienta de marketing, con estos 6 pasos:

1. Crea una página para tu empresa

Crear una página para tu negocio (o tu marca o tu servicio) es fácil y gratuito. Un par de fotos o un logo y un nombre es lo único que necesitas. Luego puedes empezar a publicar noticias sobre lo que estás haciendo. Ofertas especiales, nuevos lanzamientos, y promociones pueden funcionar bien. Si tienes un blog para la empresa, puedes publicar los nuevos artículos cuando salen. Y mucha gente publica fotos de lo que están haciendo día a día. A mi me gusta mucho la página facebook de Cervezas la Cibeles, una empresa de Alcorcón (en las afueras de Madrid). Ahí ponen fotos de sus eventos, sus premios, su fábrica, y sus nuevas cervezas.

facebook photo collage

2. Elige un target

He escrito todo un artículo sobre el tema de  elegir tu target: por algo es el Secreto #1 de la Rentabilidad. Facebook te permite ser muy específico en la elección de tus clientes ideales. ¿Quieres hombres de 20 a 30 años de edad en Madrid o Barcelona que son fans de Extremoduro? ¿O más bien mujeres en Mérida a las que les gustan los gatos? En Facebook puedes hacer una segmentación de mercado así de específica o más.

3. Consigue seguidores

Hay varias maneras de conseguir seguidores. Uno es invitar a todos tus amigos y familiares–algunos aceptarán, pero hay que pensar si realmente son tus clientes ideales. Otra forma es de promocionar tu página facebook en tu web. Puedes conseguir seguidores así, pero probablemente sería más útil tener su correo para tu lista.

Otra opción es de promocionar tu página directamente en facebook para que la pueda ver más gente. Eso te cuesta, pero si crees que lo podrás rentabilizar más adelante, lo puedes ver como una inversión en publicidad.

Desafortunadamente, hoy en día no todos tus seguidores van a ver todo lo que publiques. El algoritmo actual enseña un post nuevo a un porcentaje de tus fans, y si muchos pinchan el “Me gusta” lo enseña a más personas.

4. Promociona un post

Tienes dos opciones para hacer anuncios en Facebook–el anuncio pequeño en la barra lateral (que es barato pero no muy eficaz) y la promoción de un post. Promocionar un post cuesta más, pero así tu contenido entra directamente en la página principal del usuario, como otra noticia más. Tiene más posibilidad de atraer atención, además de parecerse menos a un anuncio (si lo haces bien).

Para promocionar un post, sólo tienes que ir a la página de tu empresa y pinchar en “Promocionar” en algún post. De ahí eliges el target, el presupuesto (a partir de un euro al día) y el plazo. Por un par de euros al día puedes llegar a muchas personas nuevas, que quizá se convierten en fans o clientes.

5. Comprueba los resultados

¿La promoción ha captado la atención de tu target? Si no, es el momento de replantear algo. El título, la foto, la oferta. Si no es algo que puede llamar la atención a pesar de todas las distracciones que vivimos a todas las horas del día, es mejor cambiarlo por algo que guste más a tu público.

Recuerda que Facebook es una plataforma para el entretenimiento, más que nada. He tenido mucho éxito promocionando los posts más divertidos de mi blog. Pero algo más aburrido no ha funcionado nunca (por muy práctica o importante que haya sido la información).

6. Repite

Lo mejor de Facebook es que por un euro (o dólar) al día puedes conseguir mil impresiones o más para tu anuncio o tu post. Así como mínimo, puedes llegar a entender qué tipo de promoción más le gusta a tu clientela, y hacerlo de forma muy económica.  Luego puedes refinar el mensaje y mejorarlo. Hacer un test A/B cuesta cientos de dólares si lo haces por correo normal. En Facebook lo puedes hacer por casi nada. Como bien dice Seth Godin, las redes sociales absorben mil millones de horas alrededor del mundo cada par de días. Los ojos están ahí, delante de las pantallas, esperando tu oferta.

Con un presupuesto mínimo, Facebook puede ser una herramienta útil para tu negocio. Al final, por el precio de imprimir unos panfletos, puedes llegar a muchas más personas, y personas además que eliges según tus criterios.

¿Has tenido éxito haciendo marketing en Facebook? ¡Deja un comentario aquí!

Si no lees este artículo, te cortarán la cabeza

Imagina que tienes que vender algo. No para pagar la hipoteca de este mes ni para comprarte un nuevo traje ni costear tus próximas vacaciones. Imagina que Tony Soprano, el mafioso de la serie, viene a por ti.

Le debes 10,000 euros y viene a por ti, con su pistola o su cuchillo, en los próximos 30 días. ¿Habrás vendido lo suficiente? Porque al final, tocará tu puerta. O un coche negro se acercará al tuyo cuando te frenas a un semáforo.

¿Podrás darle el sobre lleno de billetes? ¿O estarás muerto?

Realmente imagínalo. Una situación así pone claro cuales son tus prioridades.

tony soprano foto¿Lo que estás haciendo hoy es realmente lo que tienes que hacer para pagar al señor Soprano al fin del mes?

¿Compartir otro tuit o otra foto en facebook es realmente lo que va a vender estos 10,000 euros de producto?

O, tendiendo la claridad de una muerte inminente, ¿puedes pensar en algo más eficaz?

Este ejercicio la uso yo para crear nuevas ideas. Cada vez, encuentro alguna forma de mejorar mi negocio, subir un poco la barra. Siempre hay algo que hacer.

Pues…

Ha llegado la hora de hablar de Gary Halbert, el guru en la montaña. El ejercicio viene de él, sólo lo he adaptado para ser un poco más moderno.

Halbert ya no está entre nosotros, pero algunos de sus fieles seguidores están entre mis favoritos expertos de marketing. Joe Polish y John Carlton trabajaron y estudiaron con él y los dos son grandes profesionales.

Tengo que admitir que no he leído todo lo que debería del señor Halbert. Su newsletter, que revolucionó el marketing por correo en Estados Unidos, se puede leer en internet: The Gary Halbert Letter.

Claro, que trabajando en los años 80, estaba vendiendo por carta y no había aparecido todavía Los Soprano.

Pero Halbert siempre se planteaba su estrategia de esta forma:

Si con una sola carta tengo que vender este producto, ¿qué tengo que hacer? Tengo una sola carta, y una vez que la echo al buzón tiene que llegar el pedido. Y si no, vienen a cortarme la cabeza.

Con esta idea en mente, está claro que lo primero es que se tiene que abrir la carta. Si se tira a la basura nada más llegar, pierdes la cabeza.

¿Y qué tipo de cartas se abren? Cartas personales.

¿Que tipo de cartas se tiran? Cartas que parecen publicitarias.

¿Cuándo fue la úlitma vez que una carta de un amigo venía con una cosa como ABRIR AHORA PARA ESTA OFERTA ESPECIAL impresa en el sobre?

Nunca.

Luego, tienes que tener una buena oferta. Y más importante que nada, tienes que hacer tu oferta a la persona correcta.

No importa que sea la mejor oferta en palos de golf del mundo, si mandas tu carta a alguien que nunca ha jugado, se va a la basura, y pierdes la cabeza.

Así, con este tipo de pensamientos, Gary Halbert consiguió ganar millones con simples cartas que parecían personales y que contenían inmejorables ofertas.

Aunque hoy en día no se hace tanta publicidad de esta forma ahora, algo de lo que él aprendió sigue siendo útil.

Si utilizas el correo electrónico, no tienes un sobre, pero sí tienes el asunto.

Y igual que hace años, un asunto como “Oferta Especial” o “Newsletter para clientes (3 de abril)” no son muy eficaces. Del asunto depende si se abre o no el correo.

Si va al Spam o a la papelera directamente, pierdes la cabeza.

Para más Gary Halbert, lee su libro The Boron Letters (disponible en Kindle de Amazon) o escucha el capítulo en I Love Marketing donde Dean y Joe habla de él–Episode 27: the one about Gary Halbert.

Y por cierto, si no has visto los Soprano, es mi serie favorita. Breaking Bad es sólo una imitación. Puedes comprar todas las temporadas en  DVD aquí.