El nuevo (y polémico) anuncio de Desigual — El Día de la Madre

Ayer, a propósito de nada, alguien me ha preguntado “¿Has visto el nuevo anuncio de Desigual?”

El anuncio, que se difundió para el día de la madre, enseña una chica imaginándose como embarazada, y luego, antes de salir de casa, pinchando unos preservativos con un alfiler. Míralo aquí:

Puedes decir lo que quieras del mensaje, pero una cosa está clarísima–¡El marketing viral sí que funciona!

Hace meses escribí un artículo mencionando a Desigual: leelo aquí–El Sexo Vende.

Hoy veo que mucha gente está hablando del anuncio en internet. El hashtag en Twitter #tudecides abarca toda una conversación entre personas indignadas. Algunos lo llaman machista, y la Generalitat de Catalunya pide su retirada… Pero los de la empresa dicen que es “un grito a la liberación personal” y “un canto a la maternidad.”

Como buen hombre de marketing, sólo puedo decir a los de Desigual–bien hecho. Un poco de sexo y un poco de shock para su target de gente alternativa.

¿Qué piensas del anuncio? ¡Déjame un comentario!

Anuncios

Adiós a los dinosaurios de la industria editorial

hemingway boxing photoSer escritor siempre ha sido algo con cierto glamour. Muchas personas que conozco han sentido desde niño un fuerte deseo de ser escritores–es muy atrayente para ciertos tipos de personalidad.

Soñamos con la independencia de poder trabajar en cualquier sitio y nos hacemos ilusiones de viajar por todo el mundo como Hemingway, cobrando cheques de las editoriales mientras estamos viviendo una temporada en París o Nueva York, románticamente convirtiendo nuestras experiencias cotidianas en grandes obras de literatura.

Pero si indagamos un poco encontramos que no todo es tan emocionante en el mundo editorial–muchos autores luchan durante largos años para publicar sus obras, para luego cobrar unos míseros céntimos por libro que se vende.

Libros como Bird by Bird de Anne Lamott que se supone que dan consejos para escritores, en el fondo hablan mucho más sobre todo lo que tienen que soportar los autores en sus relaciones con las editoriales–un panorama desolador.

Pues, ya no.

En el artículo anterior hablamos de cómo Amazon está revolucionando el marketing de los libros–hoy te cuento un poco mis experiencias como autor y cómo están revolucionando también la industria editorial.

Empecé mi primera página web en 2010, pensando que así podría encontrar más estudiantes para mis clases particulares de inglés. Pero después de trabajar unos meses encontré que recibía tráfico de todas partes del mundo hispanohablante, y que nadie me estaba llamando para las clases particulares. Mientras tanto, la economía de España estaba en caída libre, pero aquella es otra historia.

¿Cómo podría hacer algo que sería útil para un público más amplio, en todos los países de habla hispana? Encontré la respuesta con el programa KDP de Amazon que permite a cualquier persona publicar un libro electrónico y venderlo por todo el mundo.

Hasta ahí bien… ¿Pero cuánto pagan? Pues, el autor tiene dos opciones–puede fijar el precio que quiere y cobrar un 35% , o bien dejar que Amazon fije el precio y cobrar el 70%. Comparado con los céntimos por libro que la mayoría de los autores estaban cobrando antes, ¡no está nada mal!

Ahora, además, no hay intermediarios. Es el autor y su audiencia–Amazon se limita a comprobar que el libro está formateado correctamente, y lo publica dentro de 24 horas.

Hoy en día hay muchos escritores que después de años de rechazo de las editoriales, pueden publicar sus libros–y que encuentran que miles de personas están encantadas de comprarlos.

Los editores pueden pensar que nadie quiere leer otro libro sobre las vidas sentimentales de adolescentes-monstruo tipo Crepúsculo, pero Amanda Hocking publicó todo por si misma y después de mucho éxito en las ventas, las editoriales vienen a ella. Para no hablar de uno de los fenómenos editoriales más grandes de la historia, 50 Sombras de Grey, que empezó también como libro electrónico.

Cuando el autor trata directamente con su audiencia, muchas veces encuentra que las editoriales no tienen la menor idea de lo que va a vender o no. Aquí hay 11 ejemplos, si necesitas convencerte.

Ahora hay todo un revuelto en el mundo literario–unos grandes autores defienden el viejo sistema que tan bien los ha tratado. Pero hay que tener en cuenta que para cada autor multimillonario como Stephen King hay miles de autores que apenas ganan suficiente para dejar sus trabajos normales, y probablemente un millón que trabajan muchos años sin publicar una palabra y mueren antes de cobrar un sólo dólar por sus esfuerzos.

cubierta 6 claves para aprender inglés segunda ediciónAhora en las categorías de Amazon donde me muevo, (educación y enseñanza de idiomas)  hay muchos libros claramente publicados por personas más o menos como yo. Gente que tiene algo que aportar, pero que no quieren o no pueden usar los canales de siempre para transmitir su mensaje.

Estamos ahí al lado de los grandes, y el tiempo dirá. Pero de momento estoy encantado de tener unos ingresos todos los meses de mi trabajo como escritor, y más emocionado aún de recibir correos de mis lectores que me dan las gracias.

En los últimos meses otros canales se han abierto. Puedes publicar tu libro también en iTunes para leer en el iPad, o en Google Play para los tablet de Android.

Lo que está seguro es que en los próximos años va a cambiar todo: las grandes editoriales no podrán convencer a nadie de que sea buena idea cobrar un 5% de las ventas cuando puedes ir a cualquier canal online y ganar más.

Muchos libros electrónicos no venden más de un par de docenas de copias en este nuevo sistema, pero, claro, se puede decir lo mismo de muchos autores de décadas pasadas que no pasaban años con las cajas de libros en un armario cogiendo polvo.

Los autores más exitosos en este nuevo panorama serán los que aceptan que escribir el libro es sólo el 10% del trabajo hecho. Los demás, este 90%, es el marketing que haces.

Y para eso estoy aquí.

Cómo Amazon está revolucionando el marketing de los libros

Hace casi 20 años que Amazon.com está revolucionando casi todo en Estados Unidos. Los hábitos de los consumidores están cambiando, para bien o para mal, y la fórmula de coger el coche para ir a una enorme hipermercado en las afueras de la ciudad está quedando obsoleto.

Me acuerdo perfectamente de cómo cambió mi vida con la llegada de Amazon a mediados de los 90–tenía ya mi primer trabajo, y con ello una cuenta bancaria y una tarjeta de débito.

green day american idiotAsí podía comprar música en internet sin pedir a mis padres permiso para usar el coche–y más importante, sin que ellos vieran lo que había comprado. Arizona es un sitio muy conservador, y incluso en los años 90 escuchar la música rock estaba mal visto entre muchos–mis padres pensaban que por escuchar a los Green Day acabaría en la cárcel de alguna forma. Amazon me liberó de esta censura, y muchos años después aquí estoy, todavía no me han metido en la cárcel.

Empecé a comprar en Amazon por la música, y sigo por los libros–ahora puedo comprar casi cualquier título que quiera en inglés y a muy buen precio.

Hace sólo tres años que Amazon está en España (su página Amazon.es abrió en el 2011) y con el tiempo veremos si tiene tanto éxito aquí como en EEUU–los hábitos de los consumidores españoles son muy distintos aquí a este lado del charco.

Lo que es seguro es que una tienda digital puede hacer marketing de formas que las librerías tradicionales no pueden.

Cuando compras una cosa en Amazon, te registran el correo electrónico. Después tienen un algoritmo que dice “si te ha gustado El código Da Vinci, quizá te gustará Inferno.” Hacen un perfil de tus intereses y te mandan correos periódicos con sugerencias basadas en tu historial. La Casa del Libro, por muy bueno que pueda ser como tienda física, no puede hacer eso con todos sus clientes.

Amazon también está revolucionando la logística–trabajan con tanto volumen que pueden hacer contratos especiales con empresas como MRW, y así pueden ofrecer envío gratuito en pedidos de más de 19 euros.

Y más que nada, la compañía está trabajando siempre para agilizar el proceso de compra. Guardan los datos de tu tarjeta y tu dirección para que puedas comprar de forma espontánea, con menos clics.

Como profesionales de marketing sabemos muy bien la diferencia psicológica entre tener que sacar la tarjeta e introducir los 16 dígitos y demás datos y hacer unos sencillos clics en el botón “Comprar Ahora”. Un proceso de compra más rápida equivale a más ventas.

Por último, Amazon está revolucionando el mercado de los libros con sus precios. Mucha gente ahora compra libros de la siguiente forma: van a una librería para hojear los tomos y tomar la decisión, y luego compran los libros que más les gusta en Amazon. Si quieres, puedes hacer la compra en Amazon dentro de la misma tienda, usando la aplicación móvil.

La diferencia de precio normalmente es de unos euros, así que puedes ahorrar bastante si compras a menudo de esta forma. Malo para las librerías físicas, bueno para el consumidor.

4 hour chef tim ferriss cubiertaEn Estados Unidos ya se puede comprar de todo en Amazon, de libros y música a herramientas, cosmética, ropa, comida y más. Se supone que su próxima batalla será con los supermercados, para ver si los americanos quieren comprar todo con entrega a domicilio. Si Amazon y su fundador Jeff Bezos consigue poner un sistema logístico adecuado para entrega de bienes caducas en el mismo día, quizá una actividad tan común como ir al súper quedará como algo pasado.

En el 2012 abrieron otra frente de la batalla con Amazon Publishing, publicando el libro The 4-Hour Chef de Tim Ferriss, que fue boicoteado por las grandes librerías por este motivo.

Hablaremos de como Amazon está revolucionando el mundo editorial, porque es un tema que afecta mucho a todos los escritores. Pero eso para otro día.

¿Has comprado algo en Amazon? ¿Qué tal la experiencia?

¡Cuéntame en los comentarios!